Publicado por & archivado en Fisioterapia.

Ya seas deportista de elite, ocasional o alguien más sedentario que raramente practica deporte, no estás a salvo de sufrir la temida contractura muscular. Sufrimos esta dolencia muscular muy a menudo, desgraciadamente, pero ¿sabemos lo que nos ocurre cuando esto sucede? Una contractura equivale a una pérdida de la capacidad del músculo para relajarse, es decir, una contractura es un espasmo muscular, en otras palabras, el músculo permanece contraído en el tiempo de manera involuntaria. Aunque resulte difícil de creer, La contractura muscular es una manera que tienen nuestros músculos para defenderse ante situaciones que dañan el músculo o le generan sobre esfuerzo, ya que si el músculo se mantiene contraído el gasto energético va a ser menor que si el músculo se relaja.

 

¿POR QUÉ SUFRO CONTRACTURAS?

Una vez sabemos esto, nos queda preguntarnos: ¿por qué me sucede esto a mí? Existen varias razones. Vamos a resumir las más repetidas:

-Una persona sedentaria, es decir, que no practica deporte alguno y, por esta razón, no cuenta con un tono muscular adecuado, al realizar cualquier tipo de esfuerzo físico, sus músculos son incapaces de reaccionar a algo nuevo lasa ellos, y se sufre una sobrecarga que origina la contractura.

-Bajo este mismo concepto de desequilibrio entre actividad y capacidad muscular encontramos a deportistas o trabajadores que, a pesar de contar con una buena preparación/forma física y muscular, un sobreesfuerzo, un mal movimiento… pueden originar la contractura.

-De cualquier forma, cualquier situación en la que el músculo se encuentre debilitado y cuente con la fuerza necesaria para realizar una actividad concreta que requiera de un músculo en forma.

-Ojo si realizamos posturas repetitivas, forzadas y mantenidas por largo tiempo. En tu trabajo o en casa, ¿sujetas el teléfono con la oreja y el hombro? ¿Tu postura obliga a tu cuello a esforzarse durante un tiempo prolongado? Pues no dudes que la contractura está al caer.

-Un caso concreto y muy repetido: cuando el músculo se estira de manera brusca, el músculo, como defensa para evitar una rotura de sus fibras, se contrae.

-Desde hace poco se ha relacionado la cantidad de estrés que sufrimos en nuestro día a día con el hecho de sufrir contracturas. Una situación que es normal en nuestra rutina conlleva que podamos tensionar de manera involuntaria y continuada alguna estructura muscular, de manera que originamos una contractura.

-El frío ambiental consigue que, si el músculo no se ha calentado convenientemente, éste sufra sobrecargas y contracturas.

-Asímismo, los golpes y traumatismos pueden llevar al músculo a contracturarse.

-Lo mismo sucede con una deficiente alimentación o hidratación.

 

¿QUÉ SÍNTOMAS DELATAN A LAS CONTRACTURAS?

-El primero, lógicamente, es el dolor, la persona siente dolor de manera continuada, es más bien un dolor difuso casi una sensación de pesadez que se hace un dolor más localizado cuando se pide una contracción de ese músculo, más aún si la contracción es contra resistencia.

-El tono del músculo afectado está aumentado, inflamado, además de más duro que de costumbre más tenso y por lo tanto la capacidad de movimiento de este músculo será menor.

-Dentro del músculo afectado podemos encontrar puntos gatillo, es decir, unos nódulos muy dolorosos relacionados con las contracturas.

 

EVITA LAS CONTRACTURAS

Hemos repasado las principales causas que llevan a nuestros músculos a contracturarse. Pues bien, ya sabemos lo que no debemos hacer. Ahora repasaremos lo que podemos llevar a cabo para intentar evitarlas:

-Calentamiento. Debemos calentar nuestros músculos de manera adecuada al esfuerzo al que vamos a someterlos.

-No realizaremos movimientos repetidos y ni someteremos a nuestra musculatura a estados de fatiga.

-Los estiramientos progresivos son cruciales antes, durante y después de las actividades laborales o deportivas.

-Pero sobre todo, debemos evitar las posturas incorrectas mantenidas en el tiempo. Por ejemplo, en la oficina, en el trabajo, en casa, nuestra postura debe ser natural y relajada. Además, cada poco tiempo (un máximo de 20 minutos), debemos cambiar la postura y, cada hora podemos realizar unos breves estiramientos de los músculos más afectados en nuestro trabajo.

 

RECUPERACIÓN TRAS LA CONTRACTURA

Si has seguido nuestros consejos pero aún así no has podido evitar una contractura, no te preocupes, el tratamiento fisioterápico ayudará a una completa recuperación. La duración del mismo variará en función de la gravedad de la lesión, y lo mismo sucederá las técnicas y tecnologías utilizadas. Lo más conveniente es que nos visites y nos expongas tu caso para realizar un estudio completo para que el tratamiento se ajuste de la manera más idónea.

Publicado por & archivado en Fisioterapia.

Dolor-de-ciatica

De entre las dolencias más comunes y recurrentes, encontramos varios trastornos diferentes que afectan a la columna lumbar (parte baja de la espalda). Nuestros pacientes suelen describirlos como un dolor que recorre la pierna derecha o izquierda y les dificulta en gran medida el movimiento y la postura erguida.

Si te digo la palabra radiculopatía, ¿qué te viene a la cabeza? Pues me estoy refiriendo al conjunto de síntomas derivados de un problema localizado en la parte inferior de la espalda a través de una afección en la cual una raíz nerviosa se encuentra comprimida, pinzada o irritada.

 

ALGUNOS DATOS

La prevalencia anual en la población general que describe el dolor lumbar irradiado por debajo de las rodillas es de un 25%, por lo que es con toda probabilidad el dolor neuropático más frecuente. Los factores de riesgo más importantes son: sexo masculino, obesidad, tabaquismo, antecedentes de lumbalgia, ansiedad y depresión, así como cuestiones laborales como la bipedestación prolongada, cargas pesadas o exposición mantenida a vibraciones.

 

SÍNTOMAS QUE DELATAN A LA CIÁTICA

Algunos de nuestros pacientes sufren un dolor agudo y debilitante, mientras que otros notan un dolor que viene y va, pero que pronto empeora. Lo que nunca falla es la afectación de uno de los miembros inferiores del cuerpo, que muchas veces se origina en la parte baja de la espalda y se propaga por la parte posterior del muslo, agudizándose el dolor en su bajada por la pierna.

Si sufres alguno de estos síntomas, puede que sea ciática:

  • Dolor que se alivia cuando el paciente se recuesta o camina, pero que empeora al ponerse de pie o al sentarse.
  • Dolor constante en una nalga o en una sola pierna.
  • Dolor en la parte inferior de la espalda, menos intenso que el de la pierna.
  • Dolor que nace de la parte inferior de la espalda o de una nalga y continúa por la parte posterior del muslo y hasta la parte inferior de la pierna y del pie.
  • Sensación de hormigueo, de adormecimiento o de debilidad.
  • Debilidad o adormecimiento al mover la pierna o el pie.
  • Según la parte del nervio ciático afectada, el dolor y otros síntomas de la ciática podrían incluir también el dolor de pie o el dolor de los dedos del pie.

RAÍCES NERVIOSAS Y OTROS TECNICISMOS

radiating-pain-in-sciatic-nerve

Vamos a ponernos técnicos y vamos a explicar qué le sucede a nuestro cuerpo cuando padecemos ciática. En nuestra columna lumbar encontramos dos raíces nerviosas del nervio ciático que salen de la región lumbar de la columna (L4 y L5) y tres que salen del segmento sacro (S1, S2 y S3). Los cinco nervios se juntan para formar el nervio ciático mayor y luego se ramifican de nuevo dentro de la pierna para proveer de funciones motoras y sensoriales a regiones específicas de la pierna y del pie. El dolor se produce cuando una raíz nerviosa se comprime debido a la ruptura de un disco o espolones óseos en la columna lumbar antes de que ésta se una al nervio ciático. Y dependiendo de dónde se localice esa compresión de la raíz nerviosa, así sufriremos la ciática. Por ejemplo:

  • Raíz nerviosa L4. Los síntomas generalmente afectan el muslo. Puedes sentir debilidad al estirar la pierna y tener un reflejo rotuliano disminuido.
  • Raíz nerviosa L5. El dolor puede llegar hasta el dedo gordo del pie y el tobillo. El dolor puede estar acompañado por adormecimiento en la parte superior del pie, entre los dedos del pie.
  • Raíz nerviosa S1. Afecta la parte exterior del pie y puede irradiarse hacia el dedo pequeño del pie. La acción de ponerse de puntillas se ve dificultada.

 

PERO, ¿QUÉ CAUSA LA CIÁTICA?

ciatica2-300x300

Son varias las razones que llevan a la afectación de esas raíces nerviosas. Las más recurrentes podemos resumirlas en seis:

  1. Hernia discal lumbar. La ciática es el síntoma más común de una hernia discal lumbar.
  2. Estenosis del canal lumbar. Esta afección frecuentemente causa la ciática debido al estrechamiento del canal vertebral, lo que médicamente se denomina estenosis vertebral. Es bastante común en los adultos de más de 60 años de edad. Esta afección.
  3. Aunque la degeneración discal es un proceso natural del envejecimiento, para algunas personas uno o más discos degenerados en la parte inferior de la espalda también pueden irritar una raíz nerviosa y causar la ciática.
  4. Espondilolistesis ístmica. Una pequeña fractura por sobrecarga permite que una vértebra se deslice hacia adelante sobre otra vértebra, lo que puede ocasionar el pinzamiento del nervio donde sale de la columna vertebral, causando así la ciática.
  5. Síndrome piriforme. El nervio ciático también puede ser irritado al pasar por debajo del músculo piriforme en la nalga. Si el músculo piriforme irrita o pinza una raíz nerviosa comprendida por el nervio ciático, puede causar un dolor parecido a la ciática.
  6. Disfunción de la articulación sacroilíaca. La irritación de la articulación sacroilíaca (ubicada en la parte inferior de la columna vertebral) también puede irritar el nervio L5, encima de la articulación sacroilíaca, causando un dolor parecido a la ciática.
  7. Embarazo. El aumento de peso, el cambio del centro de gravedad, los cambios hormonales…, todos estos cambios por los que pasa el cuerpo pueden causar ciática.
  8. Distensión muscular.
  9. Tejido cicatricial. Si el tejido cicatricial comprime la raíz nerviosa, puede causar la ciática.
  10. Distensión muscular. En algunos casos, la inflamación relacionada a una distensión muscular puede presionar una raíz nerviosa y causar la ciática.
  11. Tumor medular. En raros casos, un tumor medular puede comprimir una raíz nerviosa en la parte inferior de la espalda y provocar síntomas de la ciática.
  12. Infección. Aunque es poco frecuente, una infección situada en la parte inferior de la espalda puede afectar la raíz nerviosa y causar la ciática.

TRATAMIENTOS: ASÍ SE TRATA LA CIÁTICA

Resulta de vital importancia conocer el diagnóstico clínico que causa la ciática para derivar el tratamiento idóneo para cada caso. Nuestros especialistas nos lo detallan a continuación:

 

NACHO CANDELA

10151997_704450596285838_7442040886133309963_n

Cuando la gente se queja de un dolor de ciática lo relaciona con dolor en la zona lumbar que se refleja hacia la pierna. Es cierto, pero ¿qué porcentaje de dolores similares no son realmente ciática? Yo diría que un porcentaje muy elevado. Me la jugaría diciendo que más del 80% no son ciáticas reales. En una clara ciática el dolor se irradia siempre por la cara posterior de la pierna y siempre alcanza por debajo de la rodilla, pudiendo llegar hasta el dedo gordo del pie. Además, los reflejos, la fuerza y la sensibilidad están alterados. Por esto mismo es importantísimo realizar un diagnóstico diferencial. Hay test específicos (Lasegue…) que cuando es positivo podríamos afirmar que es una ciática pero, ¿cuántas veces dan positivo estas pruebas?

Para llegar a ese diagnóstico hay que realizar una valoración minuciosa donde preguntaremos al paciente dónde tiene el dolor, si aparece provocado por un estrés mecánico en su trabajo y/o en su ocio, qué incapacidad funcional le provoca en ese episodio, así como una puntuación de esa incapacidad funcional, los síntomas presentes y desde cuándo, si están mejorando, sin cambios o están empeorando.

El cuestionario debe proseguir con preguntas como:

  • Si esos síntomas comenzaron por una razón o sin razón aparente.
  • Si esos síntomas al inicio empezaron en la espalda, muslo o pierna
  • Si eran constantes o intermitentes.
  • Resulta muy importante saber si empeoran o mejoran flexionando la columna, al estar sentado y levantarse, de pie, caminando, tumbado.
  • En qué momento, antes del mediodía, conforme pasa el día o pasado el mediodía.
  • Si le duele quieto o en movimiento.
  • Si le molesta o tiene dolor al dormir, la postura durmiendo
  • Saber si el colchón si es firme, blando o muy blando.

Otro tema importante es conocer cuántos episodios previos ha tenido y el año del primer episodio, así como historia y tratamientos previos. También haremos hincapié en preguntas específicas como:

  • Si aparece el dolor al toser, estornudar o hacer fuerza.
  • Si hay alguna anormalidad en sus esfínteres y/o en la marcha.
  • Si toma medicación.
  • Si la salud en general es buena, regular o mala.
  • Si tiene pruebas radiológicas.
  • Cirugías importantes o recientes.
  • Pérdida inexplicable de peso….

Con todos estos datos tenemos una impresión para corroborar el hipotético diagnóstico y para poder optar a las técnicas que utilizaremos en nuestro tratamiento fisioterápico Si consideráramos que el problema es mecánico, sería apropiado utilizar el Método Mckencie. Para ello, una vez evaluado el paciente, diseñaremos y aplicaremos un proceso terapéutico adecuado que consistirá en enseñar al paciente unas posturas, gestos o movimientos que lleguen a desobstruir el problema.

lowerback

Por ejemplo: le diremos al paciente que tiene que hacer un movimiento de extensión de espalda hasta el final de su rango de movimiento, repetirlo 10 veces y realizarlo cada 2 horas. Le enseñaremos a corregir una mala postura sentado, ya que sentarse relajado coloca la columna lumbar en flexión y esta postura es idéntica a la flexión completa de la columna lumbar cuando se realiza de pie. Además, la posición de sentado relajado, cuanto más se acerque la columna lumbar a la cifosis, más aumentará la presión intradiscal, y cuanto más se aproxime la columna lumbar a la lordosis, menor será la presión intradiscal.

Asímismo, sentarse relajadamente o en postura encorvada causará un sobre-estiramiento de estructuras ligamentarias. Por todo esto, algunos dolores lumbares están causados, mayormente agravados y perpetuados, por malas posturas en posición de sentado.

Otra técnica muy efectiva es la Neuromodulacion Ecoguiada, que consiste en modular la señal que emite el nervio para mejorar su transmisión. Es como querer desobstruir un canal que lleva una información al músculo para que se normalice. Para saber si el nervio no está transmitiendo bien, realizaremos unos tests musculares. En caso de que encontremos una disfunción, aplicaremos esta técnica. También podremos estimular aquellos canales que recogen la información del dolor para paliarlo. Para ello, utilizaremos agujas de acupuntura y nos dirigiremos hasta la periferia del nervio guiándonos con la ayuda del ecógrafo.

 

TCARE EN EL TRATAMIENTO DE LA CIÁTICA

CAROLINA ESTÉVEZ

_MG_5330

Podemos abordar un tratamiento de “ciática” con la nueva máquina de diatermia profunda llamada Tcare. Este tipo de tratamiento junta los diferentes medios físicos capaces de incrementar la temperatura de los tejidos gracias a un campo eléctrico y magnético. La Tcare consta de una placa metálica que se coloca muy próxima a la zona a tratar y dos cabezales; uno que trata partes blandas, por ejemplo, procesos inflamatorios, problemas musculares, vasculares (capacitivo) y otro cabezal que trata tejidos más duros como tendones, ligamentos, huesos o articulaciones (resistivo).

¿QUÉ ES LO QUE HACE?

  • Aumenta el flujo sanguíneo para mejorar la circulación en la zona afectada.
  • Activa el proceso natural biológico regenerativo para aliviar el dolor
  • El intercambio de iones genera el aumento del metabolismo de las células, favoreciendo un proceso antiinflamatorio.
  • Provoca una sensación muy agradable en la zona a tratar, no produce dolor.
Tcare

En cuanto al dolor de ciática, la mejoría suele ser inmediata.

 

PUNCIÓN SECA EN CIÁTICAS Y PSEUDO-CIÁTICA (FALSA CIÁTICA)

RODRIGO LACOSTE

Rodri

La punción seca es una técnica invasiva que utiliza agujas del tipo acupuntura para el tratamiento del síndrome de dolor miofascial (SDM), síndrome producido por los ‘puntos de gatillo’ o puntos de dolor referido. Es invasiva, ya que las agujas penetran la piel, presionando y contrayendo el punto de gatillo para desactivarlo y así disminuir el dolor que éstos producen.

Estos ‘puntos gatillos’ son zonas del musculo altamente sensible a la palpación. Son causados por un estado de continua contracción de bandas musculares. Estos puntos se les llama ‘’gatillos’’ porque al presionarlos, si se encuentran muy activos, nos darán dolores referidos hacia otras partes del cuerpo. Esta última parte es necesaria entenderla para saber reconocer cuando tenemos o no una ciática.

¿RODRIGO, TENGO CIÁTICA O NO?

Hay que destacar que probablemente el 85-90% de las ciáticas diagnosticadas, NO lo son. Lo primero que hay que preguntar desde mi punto de vista es:

¿Tiene usted dolor en la parte posterior de la pierna, con sensación de que le quema, que le baja hasta los dedos de los pies, concretamente hasta el dedo gordo y que, sobre todo, le duele al estirar o poner en tensión la parte de detrás de dicha pierna? Si la respuesta es positiva, estaríamos hablando de una ciática. Realmente no encontramos muchos de estos casos.

sciatica_legpain15482326_M

Al ser la ciática una irritación del nervio ciático, en su mayor parte por una compresión vertebral, mediante la punción seca buscaremos aliviar esa compresión pinchando y liberando la tensión muscular existente entre vértebra y vértebra, lo que se llama musculatura para-vertebral. No solo podemos realizar la punción en esta musculatura sino en toda aquella que pueda estar obstruyendo el libre paso del nervio por nuestro cuerpo, como pudiera serlo también el musculo piramidal.

Por otra parte, lo que sí vamos a encontrar son muchos casos de los antes mencionados ‘puntos gatillos’, que son en su mayoría puntos de dolor que se encuentran en el músculo glúteo (mayor, medio o menor), músculo piramidal, músculos multifidos o incluso musculatura isquitivial que nos darán sensación o reflejo del dolor en zonas del glúteo y muslo fundamentalmente, causando un mal diagnóstico de ciática.

Aquí dejo una imagen de lo que son los puntos gatillos con su correspondiente irradiación de dolor hacia otra parte del cuerpo. En este caso puntos del musculo glúteo menor.

Sin título-1

Para liberarnos de estos dolores debemos aplicar la punción seca desactivando dichos puntos, recuperando la estructura normal del musculo, haciendo desaparecer dicho dolor.

 

 

LA CIATÍCA DESDE EL PUNTO DE VISTA DEL READAPTADOR

DAVIDE ANTISTA

2_core

Una ciatalgia es un dolor producido por una  del Nervio Ciático, entre ellas distinguimos:

  • Las CIÁTICAS, una irritación del nervio a nivel de su raíz lumbo-sacral, que empieza manifestándose como un dolor en la espalda baja, que puede evolucionar extendiéndose hacia la nalga y progresivamente hasta la región postero-lateral del muslo, el gemelo externo, la porción antero-externa de la pierna y por últimos las caras dorsal y plantar del pie y sus dedos desde el 2º hasta el 5º (es decir, todos, excepto el Allux). Las posibles causas pueden ser múltiples y por eso se aconseja siempre ir al médico especialista para obtener un correcto diagnóstico. Nunca se verifica en ambos lados del cuerpo al mismo tiempo y, si ocurriese, se recomienda ir con la máxima urgencia al médico especialista para todos los controles necesarios.
  • Las PSEUDOCIÁTICAS, conocidas también con otros nombres, como SÍNDROME DEL PIRAMIDAL, SÍNDROME DEL PIRIFORME, etc. En general se clasifican como tales, todos aquellos cuadros sintomáticos donde los pacientes refieren una molestia muy aguda en la zona de la nalga sin haber tenido previamente dolor en zona lumbo-sacral, además en estos casos, la referencia del dolor no suele radiarse más abajo de la rodilla. Habitualmente el patrón del dolor es debido a una hipertrofia del músculo piramidal que, encontrándose muy cerca del pasaje o siendo atravesado por las fibras del nervio ciático, lo pinza desencadenando el dolor. Este patrón de dolor puede ser bilateral.

En una fase muy aguda, puede ser recomendable interrumpir temporalmente la actividad física, pero la inactividad a largo plazo suele ser contra produciente por la atrofia muscular que conlleva y, una vez terminada la fase de dolor agudo, se recomienda empezar una Readaptación específica para solucionar el problema y prevenir recaídas.

 

READAPTACIÓN

Teniendo en cuenta que a menudo en estos casos los pacientes manifiestan acortamiento y desequilibrio de las cadenas musculares que producen alteraciones posturales, una readaptación de ciática tendrá como principales objetivos:

  • En primer lugar, favorecer la relajación de las cadenas musculares que están provocando la irritación del nervio (por acortamiento muscular y/o por alteración postural), en especifico: lumbares, psoas ilíaco, rotadores externos de cadera, isquiotibiales y también tibial anterior y gastrocnemio en el caso de irradiación distal del dolor.
  • En segundo lugar, fortalecer las cadenas musculares débiles que dan vida al desequilibrio que está provocando la irritación del nervio ciático o una de sus ramas (con las debidas precauciones respecto al Psoas Iliaco), SIEMPRE RESPETANDO LAS CORRECTAS TÉCNICAS Y POSTURAS DURANTE LA EJECUCIÓN DE LOS EJERCICIOS. En particular, es importante tonificar toda la musculatura profunda de la cintura: transverso del abdomen y los oblicuos por su función de contención de las vísceras ayudándonos a evitar una postura asténica (ver foto), la cual puede facilitar la insurgencia de ciática. Es importante no olvidarse de la tonificación del cuadrado lumbar, glúteos e isquiotibiales, pero es importante calibrar el momento más oportuno para empezar dicha tonificación y la intensidad de los ejercicios dependiendo del patrón postural del paciente. Éste es un factor clave de la Readaptación que, si no es considerado con las debidas atenciones, puede empeorar el cuadro clínico del paciente.
1

A continuación ilustramos unos simples ejercicios de estiramiento y de pre-activación de la musculatura del cinturón pélvico que nos pueden ayudar en la fase más aguda de ciatalgia.

 

Estiramiento de lumbares: 3 x 30” (3 series de 30 segundos)

Estiramiento-lumbares

 

Estiramiento de Psoas Iliaco (importante: asociando retroversión de la pelvis): 3 x 30” por cada lado

3

 

Estiramiento de Glúteos: 3x 30” por cada lado

lowerbacktwist

 

Estiramiento de Piramidal: 3 x 30” por cada lado

4

 

Estiramiento de Isquiotibiales: 3 x 30”

5

 

Estiramiento de Tibiales: 3 x 30” por lado

6

 

Estiramiento de Gastrocnemio: 3 x 30” por lado

7

 

Estiramiento de peroneos: 3 x 30” por lado

8

 

Estiramiento de fascia plantar: 3 x 30” por lado

9

 

EJERCICIOS DE CINTURA PÉLVICA CONTRA EL DOLOR DE CIATÍCA

Se recomienda hacer esta secuencia de ejercicios todos los días, preferiblemente por la mañana, tumbado en la misma cama, antes de comenzar su propia jornada.

  • Estiramiento PSOAS
10

Posición inicial: tumbado boca arriba con las piernas estiradas. Acercar una pierna al tronco, arrastrando lentamente el talón contra el colchón y dejando la otra pierna apoyada al colchón. Si es posible, coger la rodilla flexionada con ambas manos y acercarla al pecho y al mismo tiempo espirar. Seguir acercando la rodilla al pecho hasta que se tolere el movimiento, sin que se produzca una sensación de dolor (tener en cuenta que por la mañana, estamos siempre más rígidos). Vaciar los pulmones y luego acompañar nuevamente la pierna hacía su posición inicial, apoyando inicialmente el talón al colchón y deslizarlo hasta llegar a extender completamente la pierna. Tendremos en cuenta que para conseguir que la activación del Psoas sea mínima, el tiempo de suspensión de la pierna en el aire debe de ser el más corto posible. Tiempo de duración del ejercicio: 3 repeticiones con cada pierna.

  • Cola de Perro
11

Posición inicial: tumbado boca arriba, piernas flexionadas a 90° y pies en el aire (no cruzados), manos apoyadas sobre las rodillas u a lado del cuerpo.

Producir un balanceado de cadera moviendo los pies hacia la derecha y hacia la izquierda sin parar, como si fuera el movimiento de una pala del timón de un barco o como si estuviésemos diciendo “NO” con los pies, sin olvidar que todo el movimiento sale de las caderas. Tiempo de duración del ejercicio: 30”

 

  • Estiramiento de LUMBARES
12

Ejecución muy similar al primer ejercicio, pero moviendo ambas piernas a la vez. Posición inicial: tumbado boca arriba con las piernas estiradas.

Acercar ambas piernas al tronco, arrastrando los talones contra del colchón y flexionando las rodillas. Tan pronto como sea posible, agarrar las rodillas con ambas manos y apretarlas contra del pecho (hasta el límite sin dolor), espirando a la vez. Vaciar los pulmones y luego dejar caer (de golpe, en caída libre) las piernas, apoyando los pies lo más cerca posible de los glúteos. A continuación, estirarlas hacia la posición inicial, arrastrando los talones al colchón, como al principio.

  • Rotaciones de CADERA
99

Posición inicial: muy similar a la del segundo ejercicio, tumbado boca arriba, piernas flexionadas a 90º y pies levantados y no cruzados, manos a lados del cuerpo apoyadas al colchón.

Acercar las piernas al colchón por medio de una rotación de cadera hacia derecha y hacia izquierda. Bajar las piernas hasta que se puedan mantener ambos hombros y ambos glúteos apoyados al colchón. Respiración: espirar durante el movimiento, mientras cuando se llega al tope de escursión articular, paramos un segudo en esta posición y inspiramos a la vez. Repetir el ejercicio 10 veces (5 hacia izquierda y 5 hacia derecha).

 

  • Retroversión PELVIS+Puente Glúteo
13

Posición inicial: tumbado boca arriba con piernas flexionadas y pies apoyados al colchón.

Hacer respiración diafragmática, es decir inspirar hinchando el abdomen (para 2 segundos), empezar a expulsar el aire apoyando toda la zona lumbar al colchón (para 2 segundos), en este momento será completada la retroversión de la pelvis.

Ahora se puede empezar con el Puente Glúteo, levantar los glúteos hasta 5-10 cm de altura respecto al colchón y seguir espirando (para 2 segundos). Tiempo total de una ejecución: 6 segundos. Luego bajar y volver a repetir este ejercicio 3-5 veces.

Publicado por & archivado en Fisioterapia.

farrell_physio_home_hero-0Este mes de marzo ponemos en marcha la Unidad de Hombro, una sección especializada dentro de FISIONATURA encargada exclusivamente de todo lo que afecta a esta importantísima parte de nuestro cuerpo, exploración, tratamientos, ejercicios específicos… Por ello, hemos preparado un artículo que aborde todo lo referente a esta articulación, para que la conozcas mejor y sepas todo lo que puede ocurrirle.

Permanece atento porque seguiremos informando de esta gran novedad.

¿Alguna vez has contado la cantidad de veces que mueves tus hombros al cabo del día? Si lo hicieras, contarías cientos de movimientos frontales, laterales, rotatorios… Y todos ellos, con una estabilidad muy limitada como la que tiene esta articulación en relación a la enorme exigencia de la compleja biomecánica que lo caracteriza.

Aunque, para ser exactos, deberíamos aludir al hombro como “articulaciones”, en plural, porque realmente se trata de varias de ellas junto con tendones y músculos encargados de posibilitar ese gran abanico de movimientos.

Y si combinamos una gran movilidad con una escasa estabilidad, el resultado puede llevar a distintas disfunciones y dolor. Vamos a explicar las razones que llevan a estos problemas, pero te recordamos que para resolver cualquier duda, debes preguntar a cualquiera de nuestros profesionales.

 

ANATOMÍA DEL HOMBRO

En el hombro confluyen tres huesos: desde el brazo, sube el húmero, que conecta con el omóplato o escápula, y por encima encontramos la clavícula. La cabeza del húmero se afianza en la cavidad redondeada del omóplato o cavidad glenoidea, y se mantiene en su sitio gracias a un conjunto de músculos y tendones. Estos tejidos dan nombre al manguito rotador, el gran estabilizador del hombro, junto al resto de estructuras (pectoral, dorsal, bíceps, tríceps…), que cubren la cabeza del húmero y la unen al omóplato en el hombro.

 

Anatomía del hombro

¿POR QUÉ ME DUELE EL HOMBRO?

Hay una larga lista de razones por las que nos puede doler el hombro. Vamos a hablar de 4 motivos: uso excesivo, descentraje, inestabilidad previa y traumatismo.

  • Uso excesivo (traumatismos de repetición): el exceso de solicitación del hombro en las actividades diarias hace que se lesione a causa de su propia anatomía que no favorece su movilidad. Puede que lo utilicemos demasiado debido a exigencias derivadas de muchos deportes y aficiones. Las famosas lesiones de SLAP.
  • Descentrajes: la mayoría de las lesiones son producidas por un descentraje de la cabeza del húmero hacía arriba y adelante. Existen dos tipos de descentrajes: pasivos (hipoextensibilidad de la cápsula posterior, sagitalización de la escápula y deterioro del labrum) o activos (cuando se ven afectados los músculos depresores y rotadores mediales que contribuyen con el SPIN y la implantación de la cabeza humeral).
  • La inestabilidad: es una de las causas más frecuentes de las afecciones que afectan al hombro. Se produce debido a la disfunción entre los múltiples estabilizadores articulares. La hiperlaxitud está muy relacionada con este tercer aspecto, y pone en evidencia la insuficiencia de las estructuras responsables de la estabilidad pasiva de la articulación.
  • Traumatismos: El traumatismo también se encuentra a la cabeza en esta lista negra. Un trabajo muy intenso puede llevar a que se generen desequilibrios o microtraumatismos, es decir, un exceso de tensión que puede producirse a nivel de tendón o de inserción de hueso, o un exceso de rozamiento con un tendón afectado.
dolor-hombro

 

ASÍ SE RECUPERA TU HOMBRO

La recuperación y el tratamiento del hombro se efectúan en 4 fases:

 

  1. Recuperación de la movilidad articular y del trofismo muscular.
  2. Mejorar la fuerza, la “endurance” y el control neuromuscular.
  3. Recuperación integral de la fuerza a través de trabajo isotónico, propioceptivo y pliométrico.
  4. Adaptación del hombro a situaciones difíciles como rapidez, aceleración, fuerzas, amplitudes…

 

VENTAJAS DE ESTE TRATAMIENTO

Cartel Gabinete Hombro

FISIONATURA acaba de poner en marcha su exclusivo Gabinete de Hombro, especializándose en este tipo de dolencias y en sus tratamientos, que mejoran muchísimo la movilidad del hombro, así como su sintomatología, pero los mejores progresos son de movilidad.

Así que ya lo sabes, si te duele el hombro o sientes molestias, no cuentas con una movilidad normal o sospechas que algo va mal en esta parte de tu cuerpo, no dudes en ponerte en contacto con nuestros especialistas. Llama al 966 86 47 27.

Publicado por & archivado en Fisioterapia.

Muchos de nuestros pacientes, cuando ven a nuestros profesionales acercarse con uno de nuestros equipos de fisioterapia y rehabilitación, su primera reacción es comenzar a preguntar: “¿qué es?, ¿para qué sirve?, ¿cómo funciona?…”
Pues bien, comenzamos aquí una serie de interesantes artículos en los que expondremos eso mismo: qué son los equipos que utilizamos en las sesiones de la clínica, cuáles son sus funciones y cómo trabajan para alcanzar los objetivos que marcamos con la tecarterapia.
Leer más »

Publicado por & archivado en Estética.

reju

Todo lo que debes saber sobre la exfoliación

Ya tenemos el otoño aquí, y con él llega el momento de poner nuestras pieles a punto. El sol, la playa y el cloro son los principales causantes del envejecimiento de nuestra piel, de la aparición de manchas, sequedad, arrugas…
El tratamiento más adecuado para combatir estos indeseables efectos consiste en exfoliar la piel para mejorar la fineza del poro y el brillo, además de reparar el daño que ha podido ocasionar el sol, y, de paso, estimular la producción de colágeno para evitar la formación de arrugas.
Asumámoslo, aunque suene tétrico, cada día mueren células de nuestra piel. Pero no nos asustemos, es normal. La primera consecuencia y la más visible es que piel se seca, salen manchas y envejece.
Pero podemos combatir este proceso y darle de nuevo un aspecto fresco y rejuvenecido a nuestra piel con la exfoliación.

PERO, ¿QUÉ ES LA EXFOLIACIÓN?
La exfoliación consiste en realizar una limpieza profunda de la piel a través de geles y cremas especialmente formuladas para, además de limpiarla en profundidad, ayudarla a absorber los nutrientes del tratamiento. El objetivo es retirar las células muertas y las impurezas, regenerando y realizando una profunda limpieza de nuestra piel
¿Y qué partes de nuestro cuerpo podemos exfoliar? Nuestra piel se beneficia enormemente si exfoliamos todo nuestro cuerpo con regularidad, aplicando el tratamiento idóneo a cada parte de nuestra anatomía.
El tratamiento no será el mismo dependiendo de si queremos exfoliar nuestro rostro o nuestro cuello, incluso variará en función de nuestro tipo de piel. Si nuestra piel es seca, el tratamiento exfoliante deberá incluir una buena hidratación, pero si nuestra piel es mixta o grasa, el exfoliante deberá ser suave para no favorecer la producción de grasa, y debemos tratar la cara, los labios, el cuello, los brazos, con especial intensidad en los codos, así como las piernas, las rodillas y los pies.

exfoliating-the-skin

4 VENTAJAS DE EXFOLIAR TU PIEL
Además de lograr regenerar y limpiar la piel, con la exfoliación conseguimos otros importantes beneficios. Por ejemplo, previene el acné, ya que gracias a la eliminación del tejido muerto, dejamos los poros limpios y libres de grasa, con lo que se reduce de manera ostensible la posibilidad de que aparezcan espinillas.
A su vez, exfoliando la piel ayudamos a reducir algunas marcas de la piel, tales como manchas de sol, cicatrices o marcas de acné.
Eliminando las células muertas, la piel vuelve a tener e brillo y la luminosidad que le corresponde, y los poros, limpios, absorben de una forma idónea todos los nutrientes de las cremas hidratantes.
Por todo esto, no lo dudes, elije nuestros completos tratamientos exfoliantes, que van acompañados de principios activos especialmente indicados para la mejor hidratación de la piel.
Ven al gabinete estético de FISIONATURA y nosotros nos encargaremos de que tu piel vuelva a lucir radiante.

Publicado por & archivado en Fisioterapia.

El “Core” en la prevención y recuperación de lesiones

5_core

 

En los últimos años, hay una palabra que se ha incorporado al vocabulario tanto fisioterapéutico cuanto de los especialistas en deporte, que seguramente ya has oído en más de una ocasión. Ese nombre es “Core”, pero: ¿a qué se refieren estos profesionales cuándo dicen que hay que trabajar el “Core”?

Leer más »

Publicado por & archivado en Fisioterapia.

 

Emocionado…muchos momentos de emoción con los pelos de punta…así se resume un viaje exótico que para mi ha sido el mejor que hasta ahora he hecho…ETIOPÍA

Nada que ver con la idea preconcebida que tenía.

Leer más »

Publicado por & archivado en Estética.

El ácido hialurónico presenta múltiples beneficios en el cuidado diario de la piel, puesto que es una molécula necesaria para la vida. Está presente en todas las células y generalmente realiza una función estructural en todas ellas, además de mantener el nivel de humedad óptimo en la epidermis y prevenir las arrugas en la piel. De ahí que se pueda emplear tanto en el ámbito fisioterapeuta como en tratamientos antienvejecimiento como un ingrediente en cremas. acido-hialuronico-crema-antiarrugas

Leer más »